América Latina – Continente Balcanizado

América Latina es una enorme área del mundo, rica en recursos humanos y materiales y, sin embargo, una gran parte de su población vive en la pobreza. La mayoría de los países que la componen hablan una lengua común y tienen una historia común. Simón Bolívar planteó la idea de unir a todos estos países para luchar contra el imperialismo. En el contexto actual, esta idea se traduce en los Estados Unidos Socialistas de América Latina, una federación socialista.

La Revolución Venezolana, liderada por Hugo Chávez, ha reavivado el sueño bolivariano de una unión de los pueblos de América Latina. Éste ha estado siguiendo los pasos de los grandes luchadores independentistas como Bolívar, Hidalgo, Juárez, San Martín, O’Higgins, Sucre, Zamora y Martí. Con la victoria de la Revolución Cubana, Fidel Castro y el Che Guevara también invocaron el espíritu de la revolución continental.

Según Hugo Chávez, «el concepto geopolítico de Bolívar, que contempla la unión del continente, todavía tiene una fuerza contemporánea tremenda».

«Ninguno de sus generales en el momento de la independencia continuó, al menos ninguno de sus generales venezolanos tenía esta visión de unir todos estos territorios balcánicos de América Latina para enfrentarse al poder imperial del norte. Ahora todo el mundo está buscando y luchando hacia esta meta, no sólo los venezolanos, sino toda América Latina». Concluyó: «La patria para todos nosotros es América; y la unión es fundamental. Todos han compartido este objetivo: Martí, O’Higgins y Artígas – Sandino y Péron también lo dijeron. La unión de todos nuestros pueblos».

América Latina, que es potencialmente una región muy rica, se extiende desde el Río Grande hasta casi la Antártida, abarcando 21 países separados con diversas culturas indígenas y legados históricos, entre los que destacan el español, el portugués, el holandés, el británico y el francés.

Dada su herencia imperialista, el español es la lengua de la gran mayoría de los pueblos de América Latina, excepto en Brasil, donde se habla portugués. Los indígenas nativos, desposeídos y exterminados por los conquistadores, aún conservan sus propias lenguas como el yaqui (norte de México), el náhuatl (centro de México), el maya (península de Yucatán, México y Guatemala), el chibcha (Colombia), el quechua (Ecuador, Perú, Bolivia y norte de Argentina) y el aymara (sur de Perú y Bolivia). En algunos países, los indígenas son la mayoría de la población.

Con su abundancia de recursos naturales, el continente podría ser potencialmente un paraíso en la tierra para sus pueblos. Sin embargo, esta hermosa parte del mundo ha sido balcanizada por el imperialismo y sus oligarquías locales de terratenientes feudales y advenedizos burgueses, apoyados por el establishment eclesiástico, han desangrado la tierra y a su gente para sus propios intereses y ganancias egoístas. Esta élite hace tiempo que vendió la causa de la independencia y se convirtió en títere del imperialismo.

Desde su esclavitud por parte de los conquistadores españoles, alrededor del año 1500, el continente quedó a merced de los explotadores europeos, y especialmente españoles, alimentados por la leyenda de El Dorado. Grupos rivales lucharon con uñas y dientes por la supremacía y ventaja económica y política, exterminando a los pueblos originarios en el proceso. Este gobierno despótico duraría unos 300 años, hasta la lucha por la independencia.

La lucha por la independencia nacional de España fue esencialmente una lucha democrático-burguesa, que recibió su impulso de la Revolución Francesa de 1789-93 y de las Guerras Napoleónicas. La figura sobresaliente de esta lucha de liberación fue Simón Bolívar (“El Libertador”). Llegó a la conclusión de que era necesaria una cruzada continental contra el dominio español, uniendo a América Latina contra el poder imperial. Bolívar, que desembarcó en Cartagena, se abrió paso por el valle del Magdalena hasta Bogotá y luego hasta Cúcuta. Desde allí se dirigió a Caracas, pero no pudo aguantar. Sin embargo, Bolívar, junto con su más hábil teniente, Sucre, reunió en Angostura a un ejército de jinetes de los llanos venezolanos y a unos 5.000 ex veteranos británicos de la Guerra Peninsular. Con este ejército marchó a través de los Andes hacia Colombia y unió fuerzas con los combatientes de liberación del General Santander. Juntos derrotaron a los realistas, primero en la batalla de los Vargas en las tierras bajas y de nuevo en la batalla de los Boyacá en agosto de 1819.

De allí pasó a completar la liberación de Venezuela y otra victoria sobre las fuerzas realistas en Carabobo en 1821. Con estas victorias a sus espaldas, Bolívar y Sucre liberaron a Ecuador, Perú y Bolivia. Esta lucha revolucionaria de liberación se desarrolló durante un período de diez años.

Con Colombia libre, se celebró un congreso revolucionario en Cúcuta. Las facciones opositoras emergieron rápidamente. Bolívar representaba una república centralizada y unificada compuesta por Venezuela, Colombia, Ecuador y Panamá, mientras que Santander estaba a favor de un acuerdo federal más flexible de estados soberanos. Las ideas de Bolívar prevalecieron y nació la República de la Gran Colombia. Argentina y Chile también fueron libres, gracias a las fuerzas republicanas de Argentina lideradas por el general José de San Martín. Sólo Perú permaneció bajo el dominio español, pero finalmente fue tomado en la batalla de Ayacucho en diciembre de 1824. El Alto Perú fue finalmente liberado cinco meses después y se le dio el nombre de Bolivia.

Su visión era la de unos Estados Unidos de América Latina desde el Río Grande hasta Tierra del Fuego, libres del colonialismo y ofreciendo igualdad de oportunidades a todos. En esto, defendió los derechos de la gran comunidad de esclavos negros de Venezuela, a quienes puso en libertad en sus haciendas.  

Sin embargo, la República duró poco, e incluso antes de que Bolívar muriera en diciembre de 1830, la República se había dividido en sus tres países constituyentes y los sueños de Bolívar habían sido traicionados. La burguesía criolla fue incapaz de estar a la altura de las tareas revolucionarias de sus homólogos europeos, y se mostró incapaz de unir el continente. Les aterrorizaban las fuerzas de  liberación, los campesinos sin tierra y los antiguos esclavos. Con sus acciones, la oligarquía traicionó la lucha por la independencia, lo que resultó en la desintegración de la República Bolivariana y la fragmentación del cuerpo vivo de América Latina.

La oligarquía gobernante, entrelazada con los esclavistas, los terratenientes parásitos y los imperialistas extranjeros, no podía desempeñar ningún papel progresista. Ciertamente, no pudieron dirigir una lucha por una verdadera soberanía nacional. Eran demasiado débiles, sumisos y corruptos para dirigir una lucha revolucionaria tan genuina. Habían llegado demasiado tarde al escenario de la historia y eran incapaces de llevar a cabo las tareas de la revolución nacional democrática.

En las condiciones actuales, ¿cómo puede cumplirse esta tardía tarea democrática? La podrida oligarquía que hoy gobierna América Latina es aún más reaccionaria que en el pasado. Son los funcionarios locales del imperialismo, a disposición de Washington, que considera a América Latina no como una entidad independiente, sino como su propia «esfera de influencia», bajo su dominación económica y política. La Doctrina Monroe se convirtió en la cobertura diplomática para la expansión e intervención de Estados Unidos en toda América Latina. La Doctrina nació para proyectar la esfera de influencia de Estados Unidos y llenar el vacío dejado por la salida de España. En esencia, los imperialistas estadounidenses simplemente ven a América Latina como su propio «patio trasero», y la oligarquía se convirtió en su mandadero a este respecto.

León Trotsky explicó hace mucho tiempo en su teoría de la «Revolución Permanente» que en el mundo ex-colonial, la burguesía no puede jugar ningún papel progresista. Las tareas de la revolución nacional democrática que quedan (reforma agraria, independencia nacional, etc.), recaen sobre los hombros de la clase obrera y los campesinos pobres. Sólo la clase obrera, que atrae a todas las capas oprimidas de la sociedad, puede desempeñar un papel revolucionario en la época moderna. En América Latina, donde el 85% de la población vive en zonas urbanas, las tareas de la revolución nacional democrática sólo pueden llevarse a cabo en el curso de la revolución socialista.

En otras palabras, el sueño de Simón Bolívar de la unificación de los pueblos de América Latina sólo puede realizarse en la época moderna con la llegada al poder de la clase obrera. Es la única clase revolucionaria capaz de unir a la nación y hacer avanzar la sociedad. Este es el significado mismo de la «Revolución Permanente» hoy en día.

En la práctica, la creación de los Estados Unidos de América Latina sólo puede lograrse mediante el derrocamiento de las oligarquías reaccionarias que gobiernan los actuales Estados balcanizados del continente. En otras palabras, lo que se plantea es una revolución socialista continental. Ya Hugo Chávez ha hablado en estos términos. La colaboración entre Cuba y Venezuela es un comienzo. Necesita ser profundizada con la culminación de la revolución en Venezuela mediante la expropiación de la oligarquía. Esto permitiría que los recursos se utilizaran plenamente en interés de las masas de una manera planificada y armoniosa. Si esto se llevara a cabo en el resto de América Latina, la planificación sería posible a nivel continental. Una economía continental planificada bajo el control de las masas abrirá un nuevo panorama para los pueblos de América Latina y del mundo.

Sobre una base capitalista, la «cooperación» propuesta incluye medidas como la Escuela de las Américas, la Organización de Estados Americanos, la Junta Interamericana de Defensa, el Plan Colombia, el FMI y el Banco Mundial, el TLCAN, el CAFTA, y ahora el Tratado de Libre Comercio de las Américas. Cada uno de ellos se utiliza para esclavizar aún más a los pueblos de América Latina.

Dominación del mercado mundial

No puede haber planificación en interés de las masas sobre la base del capitalismo. Las economías están ligadas al sistema capitalista, sobre todo al mercado mundial, que domina el continente. Ningún país que permanezca sobre la base del capitalismo puede escapar a las leyes del sistema capitalista. En el adagio del movimiento obrero, «no se puede planificar lo que no se controla, y no se controla lo que no se posee».

La única manera de romper esto y de unir el continente es sobre la base de la revolución socialista. Sobre una base capitalista, Venezuela ha sido desangrada por la oligarquía gobernante, que ha saqueado la riqueza del país a una escala sin precedentes. La gran mayoría de la población es permanentemente pobre y hambrienta. Mientras que el 10% superior de la población de 23 millones de personas recibe la mitad del ingreso nacional, el 40% (según cifras de 1996) vive en una «pobreza crítica». La situación ha ido empeorando dramáticamente. El país importa más de la mitad de sus necesidades alimentarias, el 64% en 1998. Grandes áreas de Venezuela están en desuso o en estado de inactividad.

Ahora los Estados Unidos quieren implementar un área de libre comercio para las Américas. Chávez y Castro han propuesto una alternativa: la Alternativa Bolivariana para las Américas. Con ello se pretende eliminar las barreras comerciales y los obstáculos fiscales, así como aumentar la cooperación entre los bancos. Venezuela provee petróleo barato a Cuba y a otros estados.

Esto es un indicador para el futuro. Sin embargo, sólo puede rasguñar la superficie cuando se enfrenta al poder de las multinacionales. La verdadera cooperación sólo puede llevarse a cabo a través de la llegada al poder de gobiernos revolucionarios que eliminen el poder de la oligarquía y tomen plenamente en sus manos los recursos del país. La clase obrera no tiene ningún interés en mantener las fronteras artificiales creadas por el imperialismo. Estará a favor de la máxima cooperación en el desarrollo de los ricos recursos de América Latina para los pueblos del continente.

En palabras de Bolívar: «El gobierno debe demostrar ser formidable y despiadado, sin tener en cuenta la ley o la constitución, hasta que se establezca la paz. Creo que nuestros enemigos tendrán todas las ventajas mientras no unifiquemos nuestro gobierno americano. Seremos atrapados inextricablemente en la red de la guerra civil, y derrotados vergonzosamente por esa pequeña horda de bandidos que contamina nuestro país».

¡Este es un buen consejo! La lucha actual por los Estados Unidos Socialistas de América Latina es el verdadero programa de Simón Bolívar traducido a las realidades del siglo XXI. Es la única salvación para las masas oprimidas y puede dar paso a un verdadero paraíso en la tierra para el beneficio de todos.