Las elecciones en México y la lucha revolucionaria de las masas

Nuevos vientos revolucionarios soplan en la frontera sur de los Estados Unidos. Fuerzas profundas de cambio chocan contra las fuerzas más conservadoras y reaccionarias que defienden al viejo régimen. El pasado proceso electoral ha sido el escenario y el catalizador de la lucha de clases en México. En el momento en que se escriben estas líneas en medio de protestas de masas Enrique Peña Nieto, el candidato del derechista Partido Revolucionario Institucional (PRI), el candidato de la oligarquía, de las televisoras, del imperialismo y de los grandes capitalistas, quiere ser impuesto como el nuevo presidente de México, producto de un nuevo y escandaloso fraude electoral.

Según datos del Instituto Federal Electoral, Josefina Vázquez Mota, la candidata del PAN el partido en el poder, obtuvo 25.41% de los votos (12,786,647) pasando de primera a tercera fuerza siendo los grandes perdedores de estas elecciones. Gabriel Quadri, candidato del PANAL, obtuvo 1,150,662 votos (2.29%) siendo suficiente para mantener el registro de este partido. Los dos principales candidatos en disputa eran Andrés Manuel López Obrador y Enrique Peña Nieto, el primero postulado por una coalición de izquierda llamada Movimiento Progresista (PRD, PT, MC y el Movimiento Regeneración Nacional, Morena) quién según las cifras oficiales obtuvo 15,896,999 de votos (31.59%), mientras que el candidato del PRI alcanzó 19,226,784 de votos (38.21%).

La diferencia podría parecer muy grande siendo un 6.62% la distancia (3 millones 329 mil 758) suficiente para dar como indiscutible ganador a Peña Nieto, pero en México todo mundo sabe que estas elecciones no las ganó el
PRI limpiamente, las compró. Gran parte de la historia de México hemos vivido esto, la diferencia en esta ocasión es que millones de trabajadores ya no soportamos más vivir de esta forma y si aspiramos a cambiar nuestra realidad tenemos que terminar con estas prácticas que impiden un proceso democrático donde el pueblo realmente pueda elegir un verdadero cambio.

Los gobiernos del PAN

Algo indiscutible en estas elecciones es el colapso estrepitoso del Partido Acción Nacional. Éste ha gobernado durante los últimos dos sexenios, llegó a la administración del gobierno nacional después del hartazgo de 70 años continuos de gobiernos priístas. Las masas querían un cambio y relacionaban sus problemas con el PRI. La inmensa mayoría de la población y los votantes habían nacido y crecido bajo el régimen bonapartista del PRI.

En aquel año 2000, el PRD había postulado a Cuauhtémoc Cárdenas, hijo de Lázaro Cárdenas quien expropio el petróleo y dio asilo político a Trotsky en los años 30. Cadenas hijo ya había vivido un fraude electoral en 1988 y el PRD nacido en ese proceso sufrió el asesinato de casi medio millar de sus militantes después que Salinas de Gortari asumiera la presidencia. Ya para el año 2000 la izquierda electoral había sucumbido ante las presiones de la opinión pública burguesa y se mostraba como una izquierda “moderna y responsable”, es decir conciliadora e incapaz de defender claramente las demandas de los trabajadores del campo y la ciudad. Cuauhtémoc Cárdenas en 1988 y 1994 desmovilizó a la gente que quería luchar contra el fraude, de tal forma que las masas no veían en la izquierda una alternativa real que pudiera sacar al PRI del gobierno, eso explica el triunfo del PAN en el 2000.

Los trabajadores no aprenden de libros sino de la escuela de la vida que da duros golpes. Bastó un solo sexenio para con la experiencia en carne viva de un nuevo gobierno de derecha para sacar la conclusión de que el PRI y el PAN son en esencia lo mismo y defienden los intereses de un pequeño puñado de capitalistas. Las características particulares del primer presidente panista, Vicente Fox, particular y peculiarmente estúpido, también contribuyeron al desprestigio del panismo. Vicente Fox pronto va a ser expulsado del PAN pues en las recientes elecciones llamó al voto útil para que regresara el PRI a Los Pinos. En el 2006 el PAN perdió en realidad las elecciones y solo pudo mantener la presidencia gracias al fraude electoral que dio por ganador a Felipe Calderón con una diferencia de solo 0.56%. El régimen se negó a abrir las casillas y a contar voto por voto, casilla por casilla.

Poco antes de aquellas elecciones de julio de 2006, 240 mil mineros habían ido a una huelga indefinida después de que varios de sus compañeros quedaran sepultados vivos en el dramático accidente de Pasta de Conchos. En el Estado Oaxaca el 15 de mayo los maestros habían sido reprimidos por el gobierno de Ulises Ruíz, la respuesta de las masas fue la creación de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), un verdadero soviet que disputaría el poder al Estado Capitalista en aquel estado del sureste mexicano.

Antes en ese mismo mes de mayo, el 3 y 4 de aquel 2006, en el pueblo de Atenco ubicado en el Estado de México ya gobernado por Enrique Peña Nieto, el PRI y el PAN se unieron para dar una lección a los pobladores que durante el sexenio foxista habían derrotado el intento de despojar a los campesinos de sus tierras y construir un nuevo Aeropuerto. Esta represión fue brutal con 2 asesinados bajo los golpes de la policía, al menos 26 mujeres violadas y los dirigentes encarcelados. No se pudo dar una respuesta efectiva debido a la incapacidad y desorganización de la llamada Otra Campaña impulsada por el EZLN y sus posiciones sectarias que veían en AMLO a un políti
co burgués más y nunca tendieron un puente a los millones de trabajadores de las bases que luchaban honestamente en las elecciones por un cambio profundo (muchos de los cuales fuimos los que apoyamos al zapatismo en los años anteriores). De tal forma que el zapatismo se aisló pero el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de Atenco se mantuvo cono un digno referente de lucha.

Si el movimiento de los trabajadores se hubiera unificado en el 2006 podríamos haber derrotado al PRIAN. El fraude desató una lucha revolucionaria con millones en las calles. Si AMLO se hubiera llamado a seguir el ejemplo de Oaxaca llamando a formar Asambleas populares en todo el país y hubiera llamado a una huelga general, se podría haber llegado al poder no por las elecciones sino por el movimiento revolucionario de la clase obrera aliada con demás clases y sectores oprimidos.

Colapso estrepitoso del PAN

Las televisoras y el resto de los medios de comunicación burgueses querían dar una imagen de fortaleza al PAN que no tenía, incluso lo colocaban en las encuestas por arriba de AMLO. La realidad se vio en las elecciones pasadas que pasó de ser la primera fuerza a ocupar la tercera posición con una cuarta parte de los votos. Prácticamente la mitad de los votos del PAN se concentran en tres Estados (Guanajuato, Nuevo León y Tamaulipas), gracias a que pudo mantener el apoyo en estos lugares su colapso no fue mayor.

Como ya explicamos el PAN pudo gobernar su segundo sexenio consecutivo gracias solo al fraude electoral del 2006. Calderón se convirtió en presidente espurio con una extrema debilidad. Para tener una base de apoyo y desactivar la lucha revolucionaria de las masas sacó al ejército a las calles bajo el pretexto de la guerra contra el narcotráfico, el saldo de más de 70 mil asesinados, 20 mil desaparecidos y más de medio millón de desplazados de guerra. El campo continúa en ruinas y los derechos laborales intentan desaparecerlos. Los sindicatos continúan siendo atacados como el caso del minero-metalúrgico, de mexicana de aviación y el mexicano de electricistas (SME). En este último caso de la noche a la mañana fueron despedidos 44 mil trabajadores después de la ocupación de la policía militarizada a las instalaciones de Luz y Fuerza del Centro y el inmediato decreto de extinción de esta compañía estatal. Bajo condiciones difíciles los compañeros del SME continúan en lucha por su reintegro al trabajo.

Según el Observatorio del Salario de la Universidad Iberoamericana el poder adquisitivo salarial cayó en un 32% durante el gobierno de Calderón. “La gasolina se ha incrementado 86 por ciento; las tortillas, 270 por ciento; el frijol, 167 por ciento; el arroz, 140.0; el jitomate 115.0; la leche, 73.0, y en general toda la canasta básica se ha elevado varias veces su valor, así como los energéticos han sufrido incrementos sustanciales” (La Jornada 9 de julio de 2012).

Bajo el panismo cientos de miles de jóvenes se quedan sin estudios y no hay trabajos o son muy mal pagados. El rector de la UNAM ha señalado que son 7 millones de jóvenes en México que ni estudian ni trabajan (los llamados ninis). En Estados como Sinaloa uno de cada 4 jóvenes es nini, esta es la base sobre la cual se fortalece el narcotráfico. No hay expectativas claras de un futuro digno, es una generación sin futuro. El tener una sociedad diferente que dé alternativas de vida digna a la juventud se convierte en una prioridad, en una necesidad si se quiere un futuro digno de ser vivido. La juventud mexicana lo empieza a comprender, lo que explica que ahora está en la primera línea de lucha poniendo el ejemplo a seguir a toda la población.

La cuarta trasformación de México

En este contexto de desesperanza bajo el capitalismo mexicano, AMLO ha denunciado que hay una mafia en el poder que se ha adueñado de México, que los partidos PRI y PAN los usa según sus intereses. El Estado los protege y lo usan para privilegiarse.

En México ha habido en la época moderna tres revoluciones profundas, una es la lucha de independencia iniciada en 1810, la otra es la reforma con Benito Juárez y la ultima la revolución mexicana. AMLO ha señalado que esta lucha aspira a realizar la cuarta transformación de México.

La revolución mexicana consiguió una serie de mejoras para los campesinos y obreros, producto de esa lucha se repartieron las tierras, se crearon derechos laborales, se masificó la educación, se creo la seguridad social, etc. El campesinado fue la fuerza motriz de la revolución mostrando su enorme potencial revolucionario pero también sus grandes limitaciones al no poder dotar al proceso de una dirección independiente capaz de llevar a los oprimidos a la toma del poder y así transformar la sociedad. La clase obrera tampoco contó con esa dirección. De tal forma que el resultado de la revolución fue un régimen bonapartista usurpador. El PRI nace como una formación extraña que si bien podía dar algunas dadivas a las masas su objetivo era la defensa de la casta Estatal, de los terratenientes y la burguesía.

La revolución mexicana solo podía concluir las tareas de la revolución democrática y social transformándose en revolución socialista. Una cuarta transformación debe acabar con los privilegios de los potentados. ¿Pero quienes son esos potentados? Son Carlos Slim el más grande millonario capitalista del planeta; Salinas Pliego el segundo más rico del país y dueño de TV Azteca, de las tiendas Elektra y de Banco Azteca que lucran con las necesidades de la gente más pobre; Alberto Barilleres dueño de la Minera Peñoles y de las Tiendas El Palacio de Hierro; German Larrea Mota Velasco de Grupo México; Jerónimo, Manuel y Placido Arango que controlan Wal-Mart; Emilio Azcárraga Jean principal accionista de grupo televisa que se acaba de comprar un jate de 180 millones de dólares; Roberto González Barrera de Maseca y Banorte; Carlos Hank Rohn; Roberto Hernández Ramírez; Alfredo Harp y el mismísimo German Loera, El Chapo, prominente empresario de la droga protegido por el gobierno mexicano quién se piensa distribuye el 25% de la droga que entra a los Estados Unidos. El Chapo se escapó de la cárcel de alta seguridad de Puente Grande (conocida popularmente como Puerta Grande) durante el gobierno de Fox y es dirigente del cartel de Sinaloa quien se encuentra en una lucha sangrienta por el mercado de la droga contra otros carteles y es apoyado por los mas altos funcionarios estatales.

El grupo de capitalistas mexicanos es el segundo más poderosos solo después de Brasil, la concentración de sus riquezas es insultante, estos nombres son las cabezas más visibles de los consorcios capitalistas que dirigen al país y que tienen bajo sus ordenes al Estado Mexicano y a sus partidos políticos (PRI, PAN, PANAL y PVEM).

“Para efectos comparativos, la fortuna de esos 11 mexicanos, con todas sus diferencias por sector de actividad, es equivalente al ingreso anual de 50 por ciento de los habitantes del país, 112 millones de personas, que se ubican de la mitad hacia abajo en la escala de la distribución del ingreso” (La Jornada 8 de marzo de 2012).

AMLO ha dicho que se acabaría la era de los privilegios. Él ha planteado que se combatirá la corrupción, la evasión de impuestos de los grandes potentados y el presupuesto se destinaria primeramente para favorecer a los más necesitados. Estas son acciones correctas, que sin embargo se enfrentan ya desde ahora a la oposición del gran capital. Sin embargo no son medidas suficientes. Se debe atacar la real causa de la desigualdad que no pudo ser eliminada del todo por la revolución mexicana, por lo que ahora nos vemos en la necesidad de hacer una cuarta transformación. Nos referimos a la propiedad privada de la gran industria, de la banca, de las granes concentraciones de tierras y de los grandes medios de comunicación, que puestos a funcionar bajo control democrático de los trabajadores ayudarían a distribuir de manera equitativa la riqueza mandando al basurero de la historia la explotación, la miseria y el desempleo.

Con toda la infraestructura de Telmex y Telcel se podría comunicar a todo el país con telefonía e internet convirtiéndolo en vanguardia mundial en telecomunicaciones. Con una industria nacionalizada se podría dar empleo a todos e incrementar los niveles salariales, de tal forma que no habría necesidad de que una familia trabajadora se endeudara por meses para pagar un televisor al doble de su precio con abonos chiquitos. Nuestro enemigo no son los pequeños propietarios, sino los grandes capitalistas, los créditos bancarios se podrían usar para el desarrollo del campo y de los pequeños negocios.

La Campaña electoral y la “república del amor”

Después de los acontecimientos del 2006 el PRD se fracturó. El ala derecha del partido ha tomado el control de la mayoría de la estructura mientras que AMLO ha construido el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) apoyándose en la izquierda del PRD y en gente que se ha agrupado en su entorno. La derecha del partido representada por corrientes como nueva Izquierda (los chuchos), ADN (de Héctor Bautista) y MAC (de Marcelo Ebrard y Camacho Solís) querían evitar la candidatura de López Obrador. Por un lado la gran popularidad de Obrador podía derivar en un aislamiento de la derecha del PRD si evitaban su candidatura y por otro lado Obrador después de la derrota de las elecciones locales del Estado de México sacó la mala conclusión de que debía aliarse con estas corrientes para poder aspirar a ganar.

Finalmente Andrés Manuel López Obrador sería el candidato de las izquierdas (PRD, PT y MC) pero eso generó bajo la presión del ala derecha un giro a la derecha en su discurso. Por otro lado las bases de los partidos de izquierda, de la OPT dirigida por el SME quien también se sumó a la campaña y sobre todo del Morena han actuado militantemente para ganar las elecciones, muchas veces sin el apoyo o con el boicot abierto a la burocracia y el ala derecha del PRD.

AMLO planteó un discurso conciliador, señalando que no se vengaría de sus oponentes, que respetaría sus reglas, etc. En la práctica la republica del amor significó abrir las puertas a elementos oportunistas quienes se fueron colocando uno a uno en las diversas candidaturas a diputados, senadores, alcaldes, etc.

Con el argumento de atraer a la pequeña burguesía no se radicaliza el discurso. Si se quería ganar en las elecciones la única forma de hacerlo era con un amplio margen para contrarrestar el efecto del fraude, esto solo era posible atrayendo no solo a los convencidos sino con una campaña que penetrara en las mismas bases del priismo, el panismo y en la gente que se abstuvo.

John M. Ackerman explica como el voto entre los sectores educados (estudiantes, personas con estudios de bachillerato y profesionales) favoreció a López Obrador. “En contraste, la base electoral de Peña Nieto fue entre los sectores más marginados y vulnerables del país. Recibió 48 por ciento de la votación de los ciudadanos que únicamente cuentan con educación primaria, 44 por ciento en las zonas rurales y 40 por ciento entre los votantes mayores de 50 años. También fue favorecido por 63 por ciento de los votantes cuya razón principal para escoger candidato era que ‘siempre vota por ese partido’” (La megamarcha, John M. Ackerman, La Jornada 9 de julio de 2012).

Estamos hablando del campesino, de los comerciantes sin estudios, de los sectores marginados del proletariado, en general de los sectores atrasados políticamente de las masas a los que fue mas fácil engañar y comprar. Si la campaña de AMLO no se hubiera basado en la conciliación sino en explicar un programa de clase que dejara mas claro que se lucharía por mejorar los niveles de vida de las masas y se acabarían con los privilegios expropiando a los grandes capitalistas y así dejar claro que los problemas de vivienda, trabajo, educación, etc. tendrían una solución realista y benéfica para las amplias masas de obreros, subempleados y campesinos, se podría haber atraído a estos sectores todavía manipulados.

Una campaña electoral militante

El Movimiento Regeneración nacional y su ala juvenil Morenaje y en general los seguidores de AMLO realizamos una campaña militante yendo casa por casa, realizando brigadeos, repartiendo de volantes y del periódico Regeneración. Los resultados electorales a pesar de oponernos a la poderosa maquinaria del PRI fueron muy positivos.

AMLO de forma correcta visitó una enorme cantidad de municipios, pueblos y ciudades donde se congregaban miles y miles de campesinos, obreros, amas de casa, estudiantes Es de resaltar un crecimiento del apoyo en los estados del norte, que fue mas notorio que en el año 2006. Hay una gran conexión entre las masas y Obrador.

Eran múltiples las entrevistas e invitaciones a mítines que Obrador tenia que rechazar porque simplemente no se daba abasto. Un día lo veías dando un mitin en Baja California y al otro en algún estado fronterizo con Guatemala.

En el caso de las universidades públicas se podrían haber realizado mítines multitudinarios, pero se decidió hacer uno central en la emblemática Plaza de la Tres Culturas en Tlatelolco, donde fueron asesinados cientos de estudiantes bajo el régimen priista el 2 de octubre de 1968. El ambiente era electrizante, 20 mil jóvenes abarrotaron la plaza y decenas de miles mas siguieron el mitin por internet. Las porras de las principales universidades públicas como los Goyas de la UNAM, los Huelums del Politécnico y en general diversas consignas se escuchaban en toda la plaza.

Paco Ignacio Taibo II, escritor de novela negra, historiador, dirigente de Morena Cultura y luchador social de toda la vida, dio un discurso entre gritos de “¡2 de octubre no se olvida!”, “¡Fuera Televisa!” y “¡Obrador! ¡Presidente!” donde señaló:

“Aquí están presentes los fantasmas de la generación del 68. Son los fantasmas de los que lucharon por abrir las puertas a un México diferente y nuevo. ¡Hoy están aquí con nosotros! Ustedes eran una generación condenada, el sistema había decidido que ustedes eran una generación de parásitos condenados a tener estudios a medias, trabajos a medias y su mejor destino era empujar un pinche carrito de supermercado, el consumo chafa, estar pegados a una televisión que habla y a la que no le podemos contestar con las voces de los ciudadanos”.

“Esta generación estaba condenada a sufrir gobiernos de criminales, de corruptos, de ineptos, de vende patrias. ¡El maleficio se rompió compañeros, lo rompimos! Cientos de miles de estudiantes se han sumado a un movimiento por hacer de este país, un país de verdad. Y hoy nos toca, ya tenemos derecho. Hemos ganado el derecho a la libertad y lo vamos a tener muy pronto compañeros”.

“Convocamos a la victoria con los del movimiento del 68, con los estudiantes magonistas que salieron a enfrentar a la dictadura porfirista, con las cabalgatas de Pancho Villa y Emiliano Zapata entrando a tomar esta ciudad y
destruyendo el porfirismo y a la dictadura de Huerta. ¡Estamos con ellos tomados de la mano! Este país está construyendo el derecho de ganar libertad y lo vamos a lograr. Con Andrés Manuel por delante. Nosotros somos cientos de miles y vamos a cambiar este país. Vamos a hacer una fiesta de lo colectivo. Se acabaron las fiestas individuales, se acabó la soledad. Vamos a luchar juntos tomados de las manos. La libertad exige ir juntos”.

En ese mismo acto hablaron representantes de diversas universidades, por parte del politécnico habló un dirigente del Morenaje de esa institución y miembro de La Izquierda Socialista, quién en uno de los discursos más ovacionados señaló entre otras cosas:

“Los gobiernos del PRI-PAN han privatizado cientos de empresas y ahora intentan privatizar PEMEX y la industria eléctrica. Nuestro lema “La técnica al servicio de la patria” se esta convirtiendo en la “técnica al servicio de la propiedad privada y las grandes transnacionales”, es por ello que nos sumamos al proyecto del rescate de PEMEX y la nacionalización de otras empresas estratégicas que han servido para impulsar el desarrollo del país, para poder cumplir con nuestra labor como licenciados e ingenieros, como lo hemos hecho por más de 70 años” (…)

“Como lo dijo Lenin: ‘las injusticias y ruindades que sufren los estudiantes no son más que una gota de agua en el océano de la opresión del pueblo’”.

“Finalizo diciendo que los jóvenes estamos llamados a participar pero también a transformar esta sociedad, ya que el capitalismo ha dejado de ser una alternativa para millones de jóvenes y trabajadores. Millones de jóvenes han salido a la lucha: en Europa, en Chile, en los países
árabes… ahora le toca una oportunidad a México. Es hora compañeros que la juventud se rebele contra la derecha, es hora que nos revelemos. Los invitamos a seguir fortaleciendo el Morenaje y el Morena para luchar por el profundo cambio que el país necesita” (La Izquierda Socialista n° 8).

Ese mitin conmovió a Obrador hasta las lagrimas, con un ambiente de gran entusiasmo pasó la estafeta a la nueva generación.

“Primero se decía que los jóvenes eran apáticos y no les interesaba la política. ¿Cómo no les va a importar? Si esta generación es la generación de la crisis que se va ha convertir en la de la transformación de México. Es la generación del agravio y el desagravio; de la injusticia y la justicia; de la antidemocracia y la democracia; de la tristeza y la felicidad”.

“Ya nació el movimiento de la transformación nacional, podemos estar muy contentos, sabemos que nos va a corresponder a nosotros iniciar la transformación, y la va a continuar la nueva generación, ustedes, los jóvenes” (adnpolitico.com).

Es verdad, la juventud esta de nuestro lado, tenemos el futuro para nosotros.

#YoSoy132: Por la libertad de expresión

La euforia y entusiasmo también era resultado de los acontecimientos en la Iberoamericana ocurridos el 11 de mayo que a su vez fue animado en parte por el primer debate donde AMLO denunció abiertamente en televisión que una mafia de potentados es la que gobierna México que usan al PRI y al PAN según su conveniencia y que ahora tienen de candidato a Peña Nieto que es un producto fabricado por las televisoras. Prueba clara de que un discurso radical no asusta a la pequeña burguesía. Desgraciadamente después de eso siguió la moderación que se reflejó en el debate del 132 y en el segundo debate organizado por el IFE, que fueron oportunidades desperdiciadas de ir a la ofensiva lo cual sin duda influyó en el resultado final.

En medio de la campaña electoral vimos el estallido juvenil que afectó a las universidades a nivel nacional, tanto públicas como privadas. No habíamos visto una lucha estudiantil tan extendida y con demandas tan políticas desde el año 1968. El punto de quiebre fue la visita de Peña Nieto a la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México. En el pasado estas universidades privadas apoyaban claramente a los candidatos de derecha y ahora veíamos una protesta masiva en contra del candidato del PRI. Los estudiantes mostraban mascaras con el rostro del odiado expresidente Carlos Salinas de Gortari señalando que Peña Nieto era su títere. Los estudiantes debatieron con el candidato y sabiendo de ante mano que era un inculto (en la feria del libro de Guadalajara no supo decir tres libros que había leído) lo ridiculizaron.

Lo que terminó de indignar fue que al finalizar la reunión cuando varios estudiantes preguntaban sobre la represión en San Salvador Atenco con sus grandes dotes de estupidez, el candidato del PRI tomó el micrófono diciendo que él asumía la responsabilidad de estos acontecimientos porque había que resguardar el estado de derecho. Era inevitable que nos viniera a la mente las palabras de Gustavo Díaz Ordaz cuando asumía la responsabilidad histórica de la masacre del 2 de octubre de 1968. Esto fue demasiado, los estudiantes persiguieron con consignas a Peña Nieto, quien después de esconderse por varios minutos en el baño y cancelar una entrevista en la estación de radio de la universidad, salió huyendo de la Ibero.

La imagen de Peña Nieto fue ampliamente elevada por la intensa campaña mediática de las televisoras. Alberto Tavira, quien escribió un libro llamado “Las mujeres de Peña Nieto” dijo en entrevista a la prestigiada periodista Carmen Aristegui:

“¡Bueno!, hasta las hijas de Peña Nieto, en un homenaje que hicieron por el Día de Padre que fue transmitido y organizado por Televisa… y una de las telenovelas y una de las actrices del momento, que era Dana Paola, hicieron un conjunto musical, un trío, las dos hijas de Peña Nieto con esta actriz que era la adolescente más popular de la telenovela”.

Peña Nieto se casaría con una popular actriz de telenovela, Angélica Rivera y Televisa quería hacer de nuestra historia una simple telenovela relegando a este revolucionario pueblo al papel de espectador pasivo. El 1° de julio, el día de la función estelar, solo teníamos que tomar nuestra tarjeta del Supermercado Soriana que nos regalaba el PRI, comprar nuestras palomitas e ir a votar por el apuesto candidato de la burguesía. Pero la vida de los trabajadores es muy dura como para que se quieran burlar de nosotros de esa forma.

La protesta en la Iberoamericana fue tratada por los medios de comunicación como se trata a cualquier protesta de los estudiantes de las universidades públicas o de los trabajadores. Se les llamó manipulados, porros, infiltrados
Como respuesta 131 jóvenes de esta universidad sacaron un video mostrando sus credenciales que los acreditaban como estudiantes rechazando las acusaciones. La indignación se extendió, vimos una marcha de universidades privadas y unos días después una protesta que abarcaba también a los estudiantes de las escuelas públicas. El movimiento se había extendido.

El movimiento denominado #YoSoy132 demandó la democratización y equidad en los medios de comunicación. Algunos de ellos, los más cínicos como es el caso del periódico Milenio, de la Organización Editorial Mexicana y TV Azteca han continuado una campaña histérica y de mentiras abiertas contra AMLO y las protestas de los jóvenes y trabajadores. Otros medios como Televisa trataron de corregir su línea editorial por un lado para tratar de reconquistar a los estudiantes de las universidades privadas y por otro, porque solo dándose un barniz de objetividad pueden continuar con su campaña de manipulación.

Televisa y TV Azteca son prácticamente un duopolio que controla la información. Estas empresas son propiedad de algunos de los hombres más ricos del país y los utilizan para defender sus intereses. Odian a López Obrador porque detrás de él esta la prole, los trabajadores del campo y la ciudad que aspiran a un cambio profundo que solo se puede realizar atacando los privilegios de la clase capitalista; odian a López Obrador porque gracias a él cientos de miles, sino es que millones de empobrecidos han entrado a la vida política; lo odian porque llamó a luchar contra el fraude electoral en el 2006, lucha que puso en jaque al Estado mexicano.

¿Cómo democratizar los medios?

No podemos ser parciales en esta sociedad. O nos posicionamos firme y claramente a favor de los intereses de la clase trabajadora y demás pobres urbanos y rurales o nos posicionamos del lado de los potentados, es decir de los grandes capitalistas nacionales e imperialistas. TV Azteca y Televisa defienden los intereses de su clase y por eso manipulan la información. Por su puesto que podemos conquistar espacios incluso en estos medios amañados y cada que podamos debemos aprovecharlos como tribunas de la lucha de los oprimidos. Pero mientras que los medios de comunicación sean propiedad privada de un puñado de capitalistas ellos lo usarán en su beneficio.

La entrada de nuevos canales televisivos (por ejemplo si Carlos Slim tiene su propia televisora) podría generar un poco de mayor pluralidad y diversidad pero no cambiaria en escancia las cosas porque esta gente seguiría necesitando del control que dan los medios de comunicación para justificar su sistema inhumano e inequitativo y así poder mantener sus privilegios.

También es importante crear nuestros propios medios de comunicación como paginas web, canales de youtube, usar las redes sociales eficazmente, sacar volantes o periódicos impresos. La Izquierda Socialista y la revista América Socialista son iniciativas en ese sentido, esta es una prensa al servicio de la lucha de la clase obrera y la juventud revolucionaria pero estamos muy lejos de poder competir con las grandes cadenas televisivas que llegan a un 80% de la población mientras que por el momento que nuestra prensa es muy limitada en su distribución y por otro lado el internet solo es accesible al 30% de la población.

No es con simples elecciones, ni con cambio de leyes como cambiaremos esta sociedad. Lo conseguiremos como se hizo en la independencia, en la lucha de reforma y en la revolución: con la lucha revolucionaria de las masas. A diferencia de nuestras pasadas luchas hoy la clase obrera es más fuerte y debe jugar un papel determinante en el proceso de cambio.

Necesitamos que llegue un gobierno de izquierda y expropie los grandes medios de comunicación poniéndolos a funcionar bajo control democrático de los trabajadores. Pero la misma lucha revolucionaria de las masas cuando ha adquirido un nivel de fuerzas tal que le pude disputar el poder a la burguesía puede tomar acciones revolucionarias en ese sentido, como la toma de imprentas, estaciones de radio, televisoras La lucha del 2006 en Oaxaca nos da ejemplos claros de esto:

“El ataque del 14 de junio destruyó la emisora de radio de los profesores, Radio Plantón, que ha estado sirviendo como fuente de propaganda pro-profesores desde el inicio de la huelga y como una emisora de comunicación vital. En respuesta, los estudiantes de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO) ocuparon la emisora de la universidad, una emisora con un transmisor mucho más potente y que mantuvo ininterrumpidamente el apoyo a la rebelión que crecía rápidamente. Sin embargo, los agentes del gobierno se infiltraron entre los estudiantes y destruyeron su equipamiento el 8 de agosto con ácido sulfúrico”.

“La lucha por el control de los medios de comunicación alcanzó una nueva etapa cualitativa cuando un grupo de mujeres golpeando cacerolas con cucharas de madera ocuparon la televisión y emisora de radio estatales. El servicio de emisión expropiado se rebautizó como TV Cacerolas. Durante este período las ‘voces y las imágenes de la población’ dominaban estas ondas de radio normalmente controladas por el estado (…)”

“El espíritu internacionalista de los trabajadores y su alto nivel de conciencia se podía ver en el hecho de que el Canal 9 emitió un documental de las condiciones de vida de los palestinos en los Territorios Ocupados. El Canal 9 y FM 96.9 cubrieron todo el estado durante tres semanas, del 1 de agosto hasta que fueron recuperadas por las fuerzas estatales con un asalto a primera hora de la mañana el 21 de agosto. En respuesta a esta agresión, los insurgentes ocuparon doce emisoras locales de radio que pertenecían a nueve empresas diferentes. La lucha por el control de los medios de comunicación continúa” (Alan Woods, El despertar revolucionario de México, 8 de septiembre de 2006, laizquierdasocialista.org).

La jornada electoral

Estas elecciones inequitativas se realizaron con los grandes medios de comunicación operando a favor de Peña Nieto. Las encuestas fueron un instrumento de manipulación mediática, periodistas extranjeros se sorprendían al ver que la rebelión juvenil y los descalabros en la campaña no afectaban al candidato priista. Vimos sobre todo una cantidad desorbitada de recursos económicos que se usaron para comprar votos, superando el PRI el tope de campaña en 10 o 12 veces. Se regalaron materiales de construcción, semillas, fertilizante, se cambiaron programas sociales del gobierno por votos, se regalaron tarjetas con dinero para comprar en el Supermercado Soriana, etc.

Fue tan descarada la compra de votos que el propio presidente del PAN Gustavo Madero ha declarado: “no le alcanza la legitimidad para ser el próximo presidente de México, por la ilegal introducción de dinero para la compra y coacción del voto” (La Jornada 9 de julio de 2012).

Pero el PAN también fue cómplice de esta gran farsa. El día de la elección con menos del 1% de los votos computados, su candidata, Josefina Vázquez Mota, ya había señalado que los resultados no le eran favorables. Quadri, siguiendo su papel de peón del PRI también reconoció su evidente derrota y llamó a Obrador a reconocer la suya. TV Azteca dio el banderazo de salida a los medios de comunicación para presionar a Obrador a reconocerse perdedor. Esta televisora sacó su encuesta de salida donde daba un margen de alrededor de 10% de ventaja para Peña Nieto.

Obrador se ha mantenido firme al no reconocer la derrota y señalar las irregularidades del proceso (que incluyen hombres armados y asesinatos de la izquierda durante el día de la elección). Pero a diferencia del 2006 ahora ha elegido el camino de la lucha legal dentro de las instituciones que orquestaron el fraude y que de ante mano sabemos darán el triunfo a Peña Nieto. La única forma de evitar la imposición es hacerlos retroceder en las calles, solo bajo el miedo de perderlo todo cederán en este punto que es clave para continuar su política de ataques contra las masas.

Las protestas de masas

Lo sorprendente es que sin dirección las masas y sobre todo la juventud mayoritariamente estudiantil han tomado las calles. El 2 de julio 25 mil jóvenes tomaron las calles en una manifestación que duró 7 horas y fue convocada en las redes sociales. Diario vemos marchas y acciones de protesta. El sábado 7 de julio hubo una marcha con cientos de miles en el DF y un ambiente de gran combatividad. En estados del Norte como Nuevo León o Baja California y en Guadalajara vemos manifestaciones mucho mas numerosas que en el 2006. Si AMLO llamara a la lucha en estos momentos se abriría un nuevo proceso revolucionario.

La espontaneidad es la fuerza del movimiento pero también su debilidad. Esta claro que no será suficiente con realizar marchas multitudinarias o plantones como ya lo hicimos en el 2006. Se necesita realizar una primera huelga general de 24 horas y para ello el movimiento debe avanzar en la organización.

Hoy parece todo sencillo, basta con lanzar una convocatoria en internet para sacar una manifestación, pero la burguesía va a responder cuando tenga oportunidad de hacerlo, se podrá aprovechar de algún acto desorganizado o
de una acción izquierdista desesperada para asestar golpes al movimiento. Aunque por el momento eso es peligroso porque puede animar más la lucha en vez de sofocarla.

Lo que hace falta es una dirección revolucionaria capaz de canalizar todo este potencial revolucionario. Ante el vacío dejado por AMLO el movimiento #YoSoy132 podría jugar un roll mayor pero esta claro que la asamblea interuniversitaria no controla la lucha y va muchas veces por detrás de los acontecimientos como fue el caso de la movilización del sábado 7 de la que inicialmente se deslindaron. Las posiciones reformistas y sectarias-ultraizquierdistas pueden llevar a la destrucción de la organización pero si esto pasa los jóvenes usarán una bandera diferente para continuar la lucha.

Si AMLO continúa por la vía legal y solo cuando sea inevitable la imposición llama a luchar, lo cual es altamente probable, el movimiento será derrotado, al menos momentáneamente, y Peña Nieto será impuesto como nuevo presidente. Se dice que AMLO quedó muy desprestigiado por llamar a luchar en el 2006, pero la realidad es que la autoridad de Obrador puede venirse abajo sino esta a la altura de los acontecimientos históricos que se le presentan.

Si el movimiento de masas no consigue objetivos concretos como evitar la imposición de Peña Nieto inevitablemente caerá en reflujo. Pero Peña Nieto aun sin ser presidente electo anunció que iniciará con las reformas hacendaria y a la Ley Federal del Trabajo. La lucha de la juventud solo está expresando las profundas presiones y el descontento que hay en el conjunto de la sociedad. Las ruedas se han echado a andar y será difícil frenarlas. La entrada la actual generación de jóvenes a la lucha tendrá resultados que se prolongaran por años.

Es necesario que el movimiento de los trabajadores y la juventud avance en la organización y la unidad. Hoy existen varios intentos encaminados a ese sentido como la Convención Nacional contra la imposición impulsada por Atenco o la formación del Frente Nacional Contra la Imposición impulsada por la izquierda y los marxistas del Morena. El Movimiento debe pasar a la ofensiva con una huelga general en contra la imposición o para echar abajo al gobierno impuesto de Peña Nieto. Lo que no se consigue con sus elecciones falsamente democráticas lo debemos arrancar con la lucha en las calles.

Los jóvenes que han entrado a la lucha experimentarán miles de obstáculos y dificultades, eso es normal, si fuera fácil cambiar la sociedad ya se hubiera echo. Pero para que esta generación culmine lo que las pasadas no han conseguido se requiere aprender de la historia y dotarnos con las herramientas más avanzadas de la lucha de clases: las ideas del marxismo. Es necesario construir una organización de solidos cuadros firmemente arraigada en las organizaciones de masas de la clase obrera y entre la juventud en lucha. En esa tarea nos encontramos los compañeros de la Corriente Marxista Internacional, intégrate a su sección mexicana: La Izquierda Socialista, para construir una tendencia marxista de masas dentro de nuestro movimiento que defienda un claro programa socialista para acabar de una vez por todas con el sistema capitalista, la verdadera causa de los males y penurias que sufrimos.