[PDF] Perú: obreros y campesinos se levantan contra el golpe a Castillo

Este folleto contiene una colección de artículos publicados por la Corriente Marxista Internacional desde la elección del presidente Pedro Castillo en junio de 2021 hasta la actual lucha contra el golpe del 7 de diciembre. El material de este folleto cubre estos tormentosos acontecimientos y avanza un programa revolucionario como único camino a seguir. Incluimos también uno de los panfletos producidos por los camaradas de la CMI-Perú, el grupo de la Corriente Marxista Internacional en el país. El folleto se cierra con un artículo más extenso que examina el legado del marxista peruano y fundador del movimiento sindical y comunista del país José Carlos Mariátegui. Un examen crítico de sus ideas, tergiversadas por muchos, debe ayudar a armar a una nueva generación de luchadores revolucionarios en Perú.

DIFUNDIR AMPLIAMENTE Puedes descargar este folleto en PDF:

Un tribunal de EE.UU. condena a compañías de cruceros a 440 millones de dólares por navegar a Cuba

El viernes 30 de diciembre, 2022, la jueza de distrito del sur de Florida, Beth Bloom, ordenó a cuatro compañías de cruceros con sede en Florida (Carnival, MSC SA, Royal Caribbean y Norwegian) a pagar casi 110 millones de dólares cada una en concepto de «daños y perjuicios» a Havana Docks, una empresa estadounidense que tenía una concesión de 1934 sobre varios muelles en el puerto de La Habana y que fue expropiada en 1960 por la revolución cubana. Esta decisión, la primera aplicación con éxito del Título III de la Ley Helms-Burton, puede tener un impacto devastador en la economía cubana y debe ser rechazada enérgicamente como un acto ilegal de matonismo imperialista.

Continuar leyendo «Un tribunal de EE.UU. condena a compañías de cruceros a 440 millones de dólares por navegar a Cuba»

América Socialista – en defensa del marxismo núm. 29

Bienvenidos a una nueva edición de América Socialista, sexta de la nueva etapa. La revista América Socialista se ha editado de manera ininterrumpida desde febrero de 2009. Han sido doce años de publicación como revista política de la Corriente Marxista Internacional en español, con distribución en todo el continente americano y también en una edición hermana en el Estado Español.

En Agosto de 2021, la Corriente Marxista Internacional decidió lanzar una nueva etapa de la revista In Defence of Marxism (En defensa del marxismo), como parte de una campaña mundial en defensa de las ideas del marxismo en todos sus aspectos. América Socialista se ha incorporado a ese esfuerzo necesario. Esperamos conservar los lectores que nos han seguido en estos años y ampliar vastamente el alcance de América Socialista – En defensa del marxismo

El número 29 de la revista contiene un Editorial de Alan Woods La tormenta que se avecina. Además, la revista contiene los siguientes artículos:

El ‘marxismo’ académico de la escuela de Frankfurt: «Hipocresia organizada» (Daniel Morley) A pesar de que se proclamaban «marxistas», los partidarios acadénucis y pequeñoburgueses de la Escuela de Fráncfort rechazaban las ideas del auténtico marxismo. Este articulo responde a las ideas reaccionarias de la Escuela, que han tenido una influencia perniciosa en el movimiento obrero.

La ilustración y el racionalismo revolucionario de Spinoza (Hamid Alizadeh) Baruch Spinoza fue un gigante en la lucha por el pensamiento racional. Sometió todos los dogmatismos y prejuicios de la Iglesia y del Estado a una critica despiadada, que contenía un núcleo materialista. Estas tradiciones de la ilustracion deben ser reivindicadas por los revolucionarios socialistas en la lucha contra el capitalismo.

La interpretación materialista de las fotos del telescopio James Webb (David García Colín and Vincent Angerer) Las últimas imágenes del telescopio James Webb han planteado serios problemas a la cosmologia moderna, llevando la contradictoria teoría del Big Bang más allá de sus limites. Este articulo analiza la crisis filosófica de la cosmologia y por qué las ideas del materialismo dialéctico son necesarias para la ciencia.

Puede adquirir la revista América Socialista – en defensa del marxismo 29 a través de los compañeros de la Corriente Marxista Internacional en su país.

América Socialista – En defensa del marxismo Número 27

¡Ya está disponible! Artículos en línea y PDF para descargar. El número 27 de América Socialista – en defensa del marxismo habla sobre la necesidad de una dirección revolucionaria, el factor que falta en la situación mundial.

Guerra y Paz, el editorial por Alan Woods, hace la pregunta: si el sistema capitalista está en una profunda crisis, entonces ¿por qué la revolución socialista aún no ha ocurrido?

Luego, Woods explora esta pregunta con mas profundidad examinando las leyes de la revolución y el desarrollo de la conciencia. También publicamos algunos escritos clásicos de Leon Trotsky, así como una reseña por Rob Sewell de una biografía popular de Lenin.

Por último, no podemos olvidar la cuestión de la filosofía: y por eso, Joe Attard ha escrito un artículo explicando cómo la reconocida revista científica New Scientist está dando cada vez más una plataforma a las ideas idealistas subjetivas más acientíficas.

Puedes descargar este número en PDF.

Guerra y Paz

El artículo principal de la presente edición trata de una cuestión que debe haber estado en la mente de muchas personas últimamente. Es decir: si lo que usted dice es cierto, y el sistema capitalista está en una profunda crisis, entonces ¿por qué la revolución socialista aún no ha ocurrido?

Por supuesto, sería fácil descartar esa cuestión como ingenua. Y, sin embargo, plantea preguntas teóricas importantes que merecen una respuesta. Esperemos que el artículo central de este número de la revista contribuya de alguna manera a proporcionar uno, aunque sea parcialmente. 

Para subrayar la idea clave de este artículo, reproducimos la obra maestra de Trotsky, Clase, partido y dirección, escrita en 1940 en respuesta a aquellos pseudo-marxistas que trataron de culpar de la derrota de la revolución española a la supuesta inmadurez de la clase obrera. También reproducimos la carta de Trotsky a los trotskistas estadounidenses escrita en 1929 en la que esboza los fundamentos de la construcción del partido.

Pero mientras que vamos a la imprenta con esta edición, otras cuestiones han tenido que dejar paso ante la cuestión más apremiante del día: la cuestión más crucial de todas, una cuestión de vida o muerte que, de una manera u otra, afecta a todos los hombres, mujeres y niños del planeta: la guerra y la paz.

Guerra y Paz

No tiene absolutamente ningún sentido tratar de interpretar la historia desde el punto de vista de la moral abstracta. Eso sería aproximadamente el equivalente a tratar de hacer que las leyes de la selección natural cumplan con los principios del vegetarianismo.

Nos guste o no, la historia demuestra que todas las cuestiones serias se resuelven en última instancia por la fuerza de las armas. Este hecho elemental fue comprendido hace mucho tiempo por ese sabio viejo Heráclito, quien escribió:

«La guerra de todos es padre, de todos rey; a los unos los designa como dioses, a los otros, como hombres; a los unos los hace esclavos, a los otros, libres».

Por cierto, exactamente los mismos principios se aplican a la guerra entre las clases que a la guerra entre las naciones. Es necesario tener esto muy presente. Quien niegue esto simplemente ignora los hechos y se engaña a sí mismo y a los demás. 

No puede haber tal cosa como una «guerra humanitaria». La guerra, después de todo, se trata de matar. Es algo ineludible. Es desagradable. Sin embargo, es un hecho. 

Carl von Clausewitz, que era posiblemente el más grande estratega militar de todos los tiempos (y también un discípulo de Hegel) entendió muy bien la dialéctica de la guerra. Describió muy sucintamente los objetivos de la guerra de la siguiente manera:

«La lucha es el acto militar central… Los enfrentamientos significan pelear. El objeto de la lucha es la destrucción o derrota del enemigo.

«¿Qué queremos decir con la derrota del enemigo? Simplemente la destrucción de sus fuerzas, ya sea por muerte, lesiones o cualquier otro medio, ya sea por completo o lo suficiente para hacer que deje de luchar… La destrucción total o parcial del enemigo debe considerarse el único objeto de todos los enfrentamientos. … La aniquilación directa de las fuerzas enemigas debe ser siempre la consideración dominante».

Así que eso está perfectamente claro, ¿no? El propósito de la guerra es simplemente destruir las fuerzas enemigas, y por lo tanto hacer imposible resistir y necesario aceptar las condiciones que el bando ganador elija imponerle. 

Antes de lanzar una guerra, las potencias beligerantes deben inventar toda una serie de argumentos que sirvan para unir a las masas detrás del carro de la guerra, para convencerlas con todo tipo de mentiras y trucos de que “somos la parte perjudicada”, “la verdad y la justicia están de nuestro lado” (igual que Dios, que, por algún milagro, siempre está del lado de todo ejército en conflicto).

Con este fin, siempre es necesario demostrar que la guerra fue iniciada por la otra parte. Esto no es tan difícil de hacer, ya que si no se produce ningún incidente que justifique tal afirmación, siempre se puede fabricar. Y la clase dominante tiene en sus manos una vasta y poderosa máquina de propaganda, que se moviliza inmediatamente para ese propósito.

De hecho, la cuestión de quién disparó el primer tiro, quién invadió a quién, etc., es un asunto trivial, que no nos dice absolutamente nada sobre las causas reales del conflicto. Lo mismo ocurre con el sinfín de historias de horror sobre las atrocidades bárbaras (reales o inventadas) supuestamente cometidas por un enemigo bárbaro.

El primer y más importante hecho fue explicado por el viejo Clausewitz cuando señaló que la guerra es sólo la continuación de la política por otros medios.

La guerra es sólo la continuación de las políticas seguidas por los diferentes Estados beligerantes antes de que se disparen los primeros disparos. Y eso está determinado, no por consideraciones morales, no por el «interés nacional», y ciertamente no por la defensa de la democracia, los derechos de las naciones pequeñas, el mantenimiento de la paz mundial, o cualquiera de las otras frases cínicas que se utilizan habitualmente para justificar los objetivos reales de los ladrones y bandidos. Todas estas bellas frases son meras tapaderas para los intereses de los banqueros y capitalistas, que son las verdaderas razones detrás de las guerras capitalistas.

La única diferencia entre la paz y la guerra es que en una guerra, los intereses de la clase dominante o camarilla se expresan de una manera más flagrante y brutal que antes.

El conflicto ucraniano ha servido como una lección útil, exponiendo a aquellos autodenominados marxistas que inmediatamente abandonaron la posición de clase internacionalista y se unieron al coro ensordecedor de la propaganda imperialista.

Es un espectáculo verdaderamente maravilloso de contemplar, cuando gente que se describe a sí misma como ‘izquierdas’ y (¡no se rían!) «marxistas» caen inmediatamente en la trampa de tragarse la propaganda mentirosa e hipócrita de la clase dominante.

Pero los marxistas no tienen una política para el tiempo de paz y otra política completamente diferente, cuando estalla la guerra. En medio de esta corriente constante de basura, sólo la CMI ha mantenido la cabeza.

El análisis sobrio y claro proporcionado por marxist.com es insuperable. Proporciona un punto de referencia firme a los trabajadores y jóvenes conscientes de clase en todo el mundo, que están luchando para defender la bandera impecable del internacionalismo proletario revolucionario.

Nuestra consigna es la de Vladímir Ilich Lenin: «¡El enemigo principal está en casa!«

Lenin en Londres

Hablando de Lenin, el presente número incluye un interesante artículo del camarada Rob Sewell, quien efectivamente derriba lo último de una interminable serie de libros burgueses calumniosos que pretenden tratar con aspectos de la vida de Lenin. 

Como de costumbre, las calumnias son tan viles que, a veces, son bastante risibles. Traen a la mente las palabras del príncipe Hal, cuando describe las monstruosas falsedades del bufón borracho Falstaff:

«Estas mentiras son como el padre que las engendra; asquerosas como una montaña, palpables y abiertas». (William Shakespeare, Enrique IV, Parte 1, Acto 2, Escena 4)

Pero el autor de estas mentiras no es tan divertido como Sir John Falstaff. Pertenece a esa tribu de ratones de biblioteca secos y arrugados que, en algunos círculos, pasan por intelectuales, pero cuya única experiencia consiste en excavar entre viejos manuscritos polvorientos para extraer algunos restos miserables de información, que luego se presentan a un público desprevenido como «nuevos descubrimientos asombrosos». 

Como Rob muy expertamente señala, aquí no hay absolutamente ningún descubrimiento nuevo, y lo único sorprendente es la increíble arrogancia de un hombre cuya venenosa malicia hacia el gran revolucionario ruso es igualada sólo por las profundidades de su ignorancia del tema sobre el que dice escribir.

“Graduados lacayos del clericalismo”

Durante su vida, Lenin libró una lucha despiadada contra los llamados intelectuales y profesores universitarios burgueses que dedicaron la mayor parte de su tiempo a «refutar» el marxismo en todos los campos, desde la economía hasta la filosofía. Los describió con mucha precisión como nada más que «lacayos graduados del clericalismo».

Poco ha cambiado desde los días de Lenin, como vemos en el artículo escrito para este número por el camarada Joe Attard. En él, expone la evidente degeneración de la otrora prestigiosa revista británica, New Scientist

Recuerdo que cuando estaba vivo, mi viejo amigo y maestro Ted Grant era suscriptor del New Scientist, y esperaba leerlo, junto con el Financial Times y el Morning Star. Es cierto que a menudo le hacía resoplar indignado ante algunos de los artículos idealistas y místicos que a veces publicaba. Pero también había mucho material interesante y educativo del que se podía aprender.

¡Qué lástima! ¡No más! Hoy en día el New Scientist ha sido arrastrado a las profundidades de la basura posmodernista. Ha dejado de ser una revista científica seria y se ha convertido simplemente en una cruda hoja de propaganda para el idealismo subjetivo de la peor clase. El camarada Joe ha hecho un gran servicio al movimiento al exponerlo por el fraude que es.

29 de marzo 2022

Londres

Carta a los trotskistas americanos

León Trotsky escribió la siguiente carta en 1929, después de llegar al exilio de la Unión Soviética en Turquía. Es la primera correspondencia que intercambió con los trotskistas estadounidenses. En unas pocas líneas, Trotsky da un excelente consejo a los oposicionistas estadounidenses. Explica la necesidad de construir un núcleo revolucionario con una disciplina férrea basada no en el «ordeno y mando» burocrático, sino en la convicción consciente. Para ello, explica que la oposición debe romper con el diletantismo que se ha evidenciado en el movimiento estadounidense, tanto en el Partido Socialista como en el Partido Comunista. Más bien, la oposición debe basarse en luchadores de clase abnegados que encontrará ante todo entre la juventud y entre los estratos más oprimidos y oprimidos de la sociedad estadounidense. Este artículo aparece aquí traducido por primera vez al español.

Continuar leyendo «Carta a los trotskistas americanos»

Clase, partido y dirección

Una y otra vez, donde la clase obrera se ha levantado en revolución solo para caer derrotada, los cínicos de la izquierda se han dado la vuelta y culpan a la «inmadurez» o al «bajo nivel de conciencia» de las masas. En este artículo, escrito tras la derrota del proletariado español, Trotsky explica cómo la clase obrera pudo haber hecho no una, sino muchas revoluciones. Sólo se lo impidieron sus líderes: desde los estalinistas hasta los anarquistas y el POUM. La lección que surge es que es necesario construir de antemano una dirección revolucionaria. No se puede improvisar en el curso de una revolución. Escrita en 1940, Clase, partido y dirección es una de las obras finales de León Trotsky. Quedó incompleta en el momento de su asesinato y se publicó como pieza inacabada. En sus líneas Trotsky da una exposición brillante de la relación dialéctica entre la clase obrera, el partido de su vanguardia y su dirección.

Continuar leyendo «Clase, partido y dirección»

El New Scientist contra la realidad

La revista New Scientist ha transmitido ideas científicas complejas al público general de una manera accesible durante más de seis décadas. ¡Cómo han caído los valientes! Junto con la indignidad de su compra de 2021 por el Daily Mail General Trust (el principal productor británico de prensa amarilla de derecha), esta publicación ha dado la espalda cada vez más, no solo al periodismo científico de calidad, sino a la realidad misma.

Continuar leyendo «El New Scientist contra la realidad»

La Chispa que Encendió la Revolución: Lenin en Londres y la Política que Cambió el Mundo, por el Dr. Robert Henderson, I.B. Tauris, 2020. Una reseña del libro por Rob Sewell

En el transcurso de su vida, Lenin hizo varias visitas a Londres. La primera y más larga tuvo lugar en 1902, y duró más de un año. Hizo otras visitas para asistir a los congresos del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso (POSDR) en 1903, 1905 y 1907, y regresó de nuevo en 1908 y 1911 para realizar estudios en el Museo Británico. Últimamente, ha habido un creciente interés en volver a seguir los pasos de Lenin por toda la ciudad. Una fascinante «industria informal» ha crecido en torno a este tema, incluso abarcando «paseos por la ruta de Lenin» en la capital británica. 

Continuar leyendo «La Chispa que Encendió la Revolución: Lenin en Londres y la Política que Cambió el Mundo, por el Dr. Robert Henderson, I.B. Tauris, 2020. Una reseña del libro por Rob Sewell»

“¿Por qué no hay revolución?” La necesidad de una dirección revolucionaria

Lenin dando un discurso en 1920, con Trotsky a la derecha del estrado.

“Al igual que la guerra, la gente no hace por gusto la revolución. Sin embargo, la diferencia radica en que, en una guerra, el papel decisivo es la coacción; en una revolución no hay otra coacción que la de las circunstancias. La revolución se produce cuando no queda ya otro camino”. (León Trotsky, Historia de la Revolución Rusa, Cap. XLII El arte de la insurrección)

Continuar leyendo «“¿Por qué no hay revolución?” La necesidad de una dirección revolucionaria»
Compra América Socialista aquí