Local abarrotado en la presentación del libro “Reformismo o Revolución”

Trabajadores de distintos sindicatos, militantes del PRD, jóvenes de varias universidades y delegados de diversos países lograron un lleno total en la presentación del libro “Reformismo o Revolución” escrito por el dirigente de la Corriente Marxista Internacional Alan Woods.

Entre los asistentes tuvimos a compañeros del SUTIEMS (Sindicato de Trabajadores de IEMS), del SME (Sindicato Mexicano de Electricistas), del SNTE (Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, del SITUAM (Sindicato Independiente de Trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana).

La presencia de una delegación de trabajadores de la empresa Olympia causó un gran impacto, pues ellos han instalado las banderas de Huelga en su empresa debido a los ataques que han recibido de la patronal. Además asistieron militantes de base del PRD, jóvenes estudiantes de Universidades como la UNAM, el IPN, la UAM y la BUAP.

La presentación generó tal expectativa que incluso asistieron compañeros de distintas regiones de la República Mexicana, entre ellos Puebla, Estado de México, Saltillo, Chihuahua, Hidalgo, San Luis Potosí, y el Distrito Federal. Debido a que esta presentación se enmarca en un conjunto de eventos que realiza la Corriente Marxista Internacional en defensa de la ideas del Marxismo, contamos con la presencia de compañeros de países como Venezuela, Argentina, Brasil, EEUU, Canadá, España, Italia, Austria y Ecuador. En el local se respiraba un aire de hermandad, internacionalismo y lucha de clases.

El primero en tomar la palabra fue el compañero Esteban Volkov, -nieto del gran revolucionario León Trotsky- quien reconoció la amplia labor que Alan Woods ha realizado a favor de la defensa del Marxismo. Esteban es un compañero que a cada oportunidad que se le presenta, apoya a la Corriente Marxista Internacional (CMI). Después, el compañero Jordi Martorell, Secretario General del la Campaña Manos Fuera de Venezuela (MFV) se dirigió a los asistentes para explicar las tareas que en defensa de la Revolución Bolivariana se han realizado por distintos países a raíz de esta iniciativa.

Alan Woods, es un compañero muy conocido dentro del movimiento obrero y juvenil en México, ya en otras oportunidades ha dado conferencias sobre algunos de sus otros libros como “Razón y revolución”, “Bolchevismo, el camino a la revolución” y sobre las perspectivas del movimiento obrero internacional. En esta ocasión tuvimos la oportunidad de escucharle en torno a su último libro “reformismo o revolución”. En México, si bien Heinz Dieterich, a quien Alan responde en su libro, no representa más que a un sector de intelectuales que pretenden confundir a la clase trabajadora con ideas y lenguaje rebuscado, lo fundamental es que en el libro estudia a profundidad el proceso de la revolución bolivariana y de la revolución en general, desmintiendo uno por uno los argumentos más usados por los reformistas.

La revolución es un proceso vivo, para el cual no se ha escrito ni se podría escribir una receta que hay que seguir paso a paso para finalmente tener un buen platillo, una revolución es mucho más compleja que eso. En este momento de crisis económica muchas teorías han salido por la borda, el keynesianismo, el capitalismo con rostro humano, y muchas falacias más se han topado con la realidad: Dentro del capitalismo no hay salida a la injusticia, a la pobreza y a la explotación. Y ahora algunos intelectuales en el afán de verse audaces, o como si se tratara de una moda pretenden crear nuevas teorías para el socialismo, como es la teoría del “socialismo del siglo XXI” defendida por Heinz Dieterich. En la presentación del libro, Alan Woods explicó claramente el papel de estas personas que creen haber hallado el hilo negro, pero que sin embargo, han desempolvado y lustrado una vieja idea presentándola como nueva, estas personas creen que pueden andar por el mundo usando un lenguaje rebuscado y predicando la “verdad absoluta” sin saber siquiera ellos mismos que es a lo que se refieren. Pero el movimiento obrero ha identificado al llamado “socialismo del siglo XXI”, como un conjunto de ideas carente de todo contenido y que más bien significan una “teoría” a favor de los empresarios y banqueros que quieren seguir manteniendo sus intereses de clase.

Alan Woods explicó que sin la participación activa de las masas ninguna revolución es posible, sin embargo, también señaló la importancia del factor subjetivo, es decir, de la dirección revolucionaria que armada con las ideas del marxismo debe ir a la vanguardia de la revolución para llevarla por el camino del socialismo. Una revolución sin estos dos elementos no podrá se victoriosa.

En este momento el referente revolucionario para todo el mundo y en especial para América es la revolución bolivariana, en ella tenemos a un pueblo que lleva 10 años defendiendo a la revolución y sus avances. Al frente del proceso se encuentra Hugo Chávez un hombre honesto y valiente, pero que desgraciadamente está rodeado de burócratas que no desean otra cosa que frenar el proceso revolucionario. El impacto del trabajo de esos burócratas lo podemos en las oportunidades que le han dado a la burguesía para que esta lance una constante ofensiva que en el caso de la fábrica Mitsubishi provocó la muerte de tres compañeros obreros que se pusieron al frente de la lucha en esa empresa.

Alan insistió en la importancia de los trabajadores en la revolución, ya que sin su amable permiso dijo “no se prende un foco, ni se mueve una rueda”, de ahí que esta sea la clase destinada a llevar adelante la revolución en Venezuela y en todo el mundo, como prueba mencionó el caso de empresas como SIDOR, Inveval, etc. Fábricas venezolanas que hoy día están bajo control obrero y que son fundamentales para el futuro de la revolución.

La charla fue magnífica, los más de 150 asistentes han recibido al marxismo con los brazos abiertos, prueba de ello es que en cuestión de dos horas que duró la charla hemos vendido más de 5 mil pesos en materiales de la Fundación Federico Engels.

Agradecemos al “Grupo Tacuba” por habernos prestado el local para la presentación, así como al grupo de compañeros que se encargaron de la logística cuidando cada detalle para tener un excelente evento, tal como fue.

Al finalizar el evento, un ambiente de ánimo y lucha se desbordó, muchos compañeros se acercaron a Alan para que les firmara su libro, para sacarse fotos con el, pero sobre todo, varios de ellos plantearon firmemente su total disposición para construir la organización en su centro de trabajo. Este acto ha sido un exitoso preámbulo para la Escuela Marxista Panamericana que empieza este 27 de febrero, y que sin duda será un punto de inflexión para la extensión de las ideas marxistas en América y para el desarrollo de las fuerzas de la revolución proletaria.

26 de febrero de 2009